Pon broche de oro a tu esfuerzo ¡conoce los tipos de conclusiones más populares!

La conclusión de un trabajo de investigación o de cualquier ensayo debe cumplir con un objetivo bastante puntual: darle un panorama absoluto y completo al lector acerca del tema que desarrollaste. Para conseguir esto existe diversos tipos de conclusión, cada uno de los cuales pueden aportar elementos distintivos a tu trabajo, así que si quieres conocerlos te invitamos a echar un vistazo a todo el artículo.

¿Qué tipos de conclusiones existen?

Queremos recordarte que esto se trata de elegir la idea que conducirá la conclusión, más no tiene nada que ver con la estructuración de la misma. Una vez dicho esto, acá te dejamos las mejores formas de redactar una conclusión:

Conclusión proyectiva:

Las conclusiones proyectivas suelen hacer predicciones sobre posibles acontecimientos en el área en la cual se ha desarrollado la investigación, basándose en los resultados que se han obtenido dicho trabajo. En otras palabras, con este tipo de conclusión puedes hacer suposiciones relativas al destino hipotético del tema de tu trabajo.

En cuanto a esto, queremos hacer énfasis en el hecho de que debes dejar claro que tu idea se trata de una proyección que pudiera, o no, convertirse en un hecho real.

Conclusión precisa y concreta:

Te recomendamos hacer uso de estas conclusiones en el caso de puedas ofrecer un posible solución a un problema relacionado con el tema de tu trabajo escrito, bien sea que expongas un teoría bien fundamentada o que aportes sugerencias coherentes para abordarlo.

No obstante, debes evitar hacer aseveraciones directas, recuerda que estamos hablando de teorías y suposiciones, mantén siempre una posición realista y objetiva, que te de credibilidad frente a la personas influyentes de tu área de estudio.

Conclusión reflexiva:

Si buscas la mejor manera de redactar la conclusión de un ensayo argumentativo, sin lugar a dudas, es esta. Consiste en hacer un llamado de atención a lector, incentivándolo a actuar para solucionar, participar u opinar respecto al tema central de tu texto. La importancia de las conclusiones reflexivas radica en el hecho de que permite convencer al lector, respecto a un punto de vista concreto.

Para conseguir tu objetivo, tu conclusión puede ir dirigida a destacar la relevancia de tu tema, las posibles repercusiones que tiene en la vida de las personas y los beneficios que representa su correcta solución.

Conclusión basada en citas reconocidas:

Si realizas citas de personas influyentes en el campo en el que se desarrolla tu investigación, lograrás dotar a tu trabajo de un carácter serio y de autoridad, que te ofrece a su vez el respaldo necesario para alcanzar el éxito. Para citar en una conclusión no es obligatorio repetir una frase del cuerpo del trabajo, porque puedes introducir información nueva, siempre que ésta aparezca reflejada en la bibliografía.

Asimismo, intenta que tu cita explique en pocas palabras un pensamiento potente con respecto a tu investigación o en su defecto que pueda despejar posibles dudas de la mente del lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *